lunes, 7 de mayo de 2012

10. Taller 02. Política y Sociedad en las civilizaciones fluviales

TALLER 2 POLÍTICA Y SOCIEDAD EN LAS CIVILIZACIONES FLUVIALES

Para gobernar territorios tan extensos como Mesopotamia y Egipto se necesitaba un poder único y muy fuerte, un poder absoluto, representado por los reyes en los distintos pueblos de Mesopotamia y los faraones en Egipto.

2.1.EL PODER DEL FARAÓN
La organización del Estado Egipcio estaba dominada por un rey, el faraón, que tenía un poder absoluto. Era el dueño de todas las tierras, el símbolo de la unidad del país y un dios para sus súbditos. Su autoridad era incontestable.
El faraón garantizaba el orden y la justicia. Su poder se basaba en el control y dirección de las obras de canalización e irrigación de las tierras, y en el monopolio del comercio exterior.
Para desempeñar su trabajo se basaba en funcionarios que administraban su territorio y hacían cumplir las órdenes del faraón. El otro gran pilar de su poder era el ejército, del que era el jefe supremo. Los soldados protegían el territorio de egipcio contra los enemigos exteriores y preservaban el poder del faraón de las revueltas internas.

2.2. LOS PRIVILEGIADOS
Los altos funcionarios, como los gobernadores, los jefes del ejército y los sacerdotes, constituían la clase social más importante, eran la nobleza. Poseían grandes territorios y enormes riquezas. Aunque el faraón era el propietario de todo el país, para atraer la fidelidad de los nobles o como recompensa a sus servicios, les regalaba tierras y les favorecía con cargos y regalos.
  • Para atender los innumerables templos del país existía una casta de sacerdotes que dirigían los ritos religiosos, practicaban ciencia (observaciones astronómicas, cálculos matemáticos, etc.), dominaban la escritura jeroglífica y administraban las tierras del templo.
  • Casi nadie sabía leer y escribir, por lo que los escribas eran considerados unos privilegiados. Conocían todos los secretos del cálculo y en Egipto, eran los únicos capaces de calcular los impuestos, asegurar las labores de construcción e irrigación, organizar el ejército y transcribir las órdenes del faraón.
En estas dos web puedes ver cómo era el mundo de un escriba en Mesopotamia y Egipto, muestran tablillas con escrituras que se encuentran en el Museo Británico.
           
2.3. EL PUEBLO
El resto de las personas podían ser libres, si tenían derechos, o esclavos, que carecían de ellos y eran tratados como si fueran cosas.

  • Los campesinos constituían la mayoría de la población. Aunque eran libres, estaban ligados a la tierra, que pertenecía al faraón, a los nobles o a los templos.
  • Los artesanos realizaban esculturas y cerámicas, elaboraban el papiro sobre el que se escribía y el lino con el que se hacían vestidos y fabricaban objetos de metal. Los comerciantes compraban madera, minerales y perfumes en las tierras lejanas y los vendían en las ciudades.
  • Los esclavos eran sobre todo prisioneros de guerra. No tenían derechos y la mayoría era propiedad del faraón, que los utilizaba para trabajar en las obras públicas, las minas y el ejército. Su número era reducido.




La cosecha de trigo (arriba)
Vendimia y pisado de uvas.  Tumba de Nakht (Najt)  Dinastía XVIII (abajo)
  • Las mujeres en Mesopotamia eran propiedad de los varones y si trabajaban cobraban un salario que era la mitad del de un varón adulto. En Egipto, sin embargo, las mujeres podían heredar y tener propiedades, vender y comprar bienes e incluso divorciarse.

Juguete y El enano Seneb junto a su esposa y sus hijos

La mayoría de las egipcias se dedicaba al cuidado de la casa y de los hijos y también realizaban otros trabajos: fabricaban tejidos, elaboraban pan, ayudaban a las tareas del campo y ejercían de sirvientas en las casas más ricas. Hubo casos de mujeres que accedieron al trono del faraón como por ejemplo Hatshepsut, que en sus retratos aparece luciendo la típica barba sagrada de los faraones y Cleopatra.
Reina Hatshepsut con la barba sagrada de los Faraones

2.4. LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA Y SOCIAL EN MESOPOTAMIA: EL CÓDIGO DE HAMMURABI. 
El Código de Hammurabi es el primer conjunto de leyes de la historia. En él el rey Hammurabi enumera las leyes que ha recibido del dios Marduk para fomentar el bienestar entre las gentes. Fue tallado hacia el 1800 a.C. en una estela de basalto de más de dos metros de altura. Establecía un castigo igual al crimen realizado (ley del Talión: ojo por ojo, diente por diente). Está escrito en caracteres cuneiformes.

  • Si un hombre acusa a otro hombre de homicidio sin tener pruebas, será ajusticiado
  • Si un hombre ha cometido un robo, será ajusticiado.
  • Si un hijo pega a su padre le será cortada la mano.
  • Si un hombre arranca un ojo al hijo de otro hombre, le será arrancado un ojo.
  • Si se declara un incendio (fortuito) en la casa de un señor y (si) un señor que acudió a apagarlo pone los ojos sobre algún bien del dueño de la casa y se apropia de algún bien del dueño de la casa, ese señor será lanzado al fuego.

Si quieres ver el resto de las leyes del código de Hammurabi puedes visitar esta página

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada