jueves, 5 de abril de 2012

09. Taller 01. Los primeros homínidos


LA HISTORIA.

Si hasta ahora hemos estudiado el concepto de espacio, a continuación vamos a estudiar el concepto de tiempo. Es decir, desde principios de curso hemos estudiado geografía, ahora nos vamos a centrar en la historia.
Para ello, sería necesario que repasaras que el tiempo se mide en años, pero que cuando estos son muchos se hacen por siglos (100 años) y milenios (1000 años o 10 siglos) usando la numeración romana.
A continuación te aconsejo realices las actividades siguientes que te permitirán repasar y recordar cómo se sitúa cronológicamente un hecho histórico.
Ejercicios de ordenar cronológicamente:

LA PREHISTORIA.
La Prehistoria abarca un largo periodo de tiempo que se inicia desde el origen de la especie humana, hace más de dos millones de años, y se extiende hasta la aparición de la escritura hacia el 3500 a. C.
Durante milenios, los seres humanos fueron cambiando su aspecto físico y aprendieron a fabricar instrumentos, dominar el fuego y etc.

La Prehistoria abarca un largo periodo de tiempo que se inicia desde el origen de la especie humana, hace más de dos millones de años, y se extiende hasta la aparición de la escritura hacia el 3500 a. C.
Durante milenios, los seres humanos fueron cambiando su aspecto físico y aprendieron a fabricar instrumentos, dominar el fuego y etc.

TALLER 1. LOS PRIMEROS SERES HUMANOS.

1.1. ADAPATACIÓN Y EVOLUCIÓN.
Hace unos seis millones de años se produjo un calentamiento del clima que hizo desaparecer grandes zonas de bosque.
En África, algunos primates iniciaron una lenta evolución para adaptarse a las nuevas condiciones climáticas y sobrevivir en un medio más duro. Los primeros homínidos se organizaron en bandas y fueron el punto de partida de la especie humana.

1.2. EL PROCESO DE HOMONIZACIÓN.-
Entendemos por  hominización los cambios lentos y complejos que convirtieron a los primates en seres humanos, esos cambios son los siguientes:

a)    La marcha bípeda (poder caminar con dos pies). Esta forma de locomoción provocó una serie de modificaciones imprescindibles: una columna vertebral que permite que el centro de gravedad del cuerpo describa al andar casi una recta, una pelvis ancha, una rodilla que puede doblarse en un solo sentido, un hueso del talón alargado y un pulgar del pie largo y alineado con el resto de los dedos de los pies.


La marcha bípeda permitió liberar las manos, que se convirtieron en instrumentos muy sensibles, capaces de manipular los objetos de forma muy precisa.

En la mano humana, destaca el pulgar, que es alargado, puede rotar con bastante libertad y puede oponerse al resto de los dedos de la mano.


c)    La cara y los dientes. El tercer logro del proceso de hominización es la disminución gradual del tamaño de la cara y de los dientes. Todos los grandes simios están dotados de enormes colmillos que destacan del resto de los dientes. A medida que avanzamos en el proceso de hominización, observamos que los caninos van reduciéndose de tamaño. Además, los dientes que sirven para masticar -premolares y molares- han ido disminuyendo su tamaño progresivamente. Estos cambios provocan una disminución del tamaño de la cara y de las mandíbulas. La cara de los primeros antepasados del ser humano era grande y estaba situada al frente del cráneo. A medida que los dientes se redujeron y el cerebro aumentó, la cara disminuyó y varió su posición; así, la cara de los seres humanos actuales está situada debajo, no delante, del cerebro. Otros rasgos: en el ser humano actual destacan la nariz y el mentón en el perfil de la cara.

d)   Tamaño del cerebro. La marcha bípeda se adquirió mucho antes de que comenzara el aumento del volumen del cerebro. La mayoría de los seres humanos actuales tiene una capacidad craneal entre 1.300 y 1.500 cm3. En el transcurso del proceso de hominización, el volumen de la masa cerebral se ha multiplicado más de tres veces. El aumento del tamaño del cerebro y de su complejidad ha permitido la evolución cultural y técnica del ser humano.

e)    La adquisición del lenguaje articulado. Paralelamente al desarrollo del cerebro, el lenguaje articulado permitió transmitir información concreta de modo instantáneo. Fue un instrumento perfecto para la evolución cultural del ser humano, que le ha llevado a controlar el planeta, adaptando el entorno a sus necesidades.

1.3. DEL AUSTRALOPITHECUS AL SER HUMANO ACTUAL.
La evolución humana no es un proceso líneal, sino que presenta variadas ramificaciones, de manera que nos vamos a encontrar con especies distintas de homínidos que van a vivir al mismo tiempo. Algunos se extinguirán y otros continuarán evolucionando.
 
·         El Australopithecus (3500 000 años) era un homínido situado entre los grandes primates y el ser humano. Ya era bípedo y utilizaba útiles (palos, piedras) para ayudarse en sus tareas, pero no los fabricaba de forma consciente.
·         El primero que tuvo este comportamiento y que, por tanto, se considera el primer humano fue el Homo habilis (2300 000 años).
·         El Homo erectus (1900 000 años) tenía ya un cerebro más desarrollado y caminaba más erguido.
·   Seguidamente encontramos al Homo neanderthalensis (150 000 años).

·         Y finalmente al Homo sapiens sapiens (120 000 años). Tras un periodo donde convivieron, el Homo neanderthalensis desapareció por la superioridad del Homo sapiens sapiens, que tiene el aspecto físico, volumen y complejidad cerebral del ser humano actual.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada